2.10.09

Escenarios:
1 - Living de la casa: En el centro del escenario, un sillón y un mueble con el televisor.
2 – Fiesta de cumpleaños, en el proscenio del escenario.
3 - Entrada del colegio: En proscenio, a la izquierda del escenario.
4 - Oficina de la madre: En proscenio, a la derecha del escenario.
Los espacios 2, 3 y 4 se desarrollarán simulando los espacios, sin movilizar la escenografía central, que es el living de la casa. Iluminándose sólo cuando se los necesite.

ESCENA UNO:
Living de la Casa: Entra Camila en patines, tratando de trasladarse como puede, ya que no sabe patinar. Entra la madre, le alcanza una bufanda marrón.

MADRE: ¿A qué hora era?

CAMILA: A las seis.

MADRE: ¡Ay, dale Camila que son menos cuarto!

CAMILA: Esta no es la mía, es la de Matías. (Deja la bufanda marrón y se pone la rosa)

MADRE: Bueeeno, perdón. Es ahí donde festejan todos, ¿no?

CAMILA: ¡No! ¿No leíste la tarjetita?

MADRE: ¡Pero! ¡Cómo la complican, che! ¿A quién se le ocurre cambiar de lugar? ¿Y dónde estará ahora la bendita invitación?

Camila busca en su mochila y le da el cuaderno de comunicaciones.

CAMILA: Tomá, las pegan siempre en el cuaderno de comunicaciones.

MADRE: ¡Ay, gracias Cami (Lee el cuadernito) Sasasasasa, ah, es acá a cinco cuadras. Vam... ¡Uh! Tenemos que hacerte las nebulizaciones…

CAMILA: Ya me las hice.

MADRE: Ah, muy bien. ¿Llevás el ventolín?

CAMILA: (Cansada) Sí.

MADRE: Perfecto. ¡Vamos dale!

CAMILA: ¿Me das el regalo?

MADRE: Ah, el regalo… ¿Y dónde quedó?

CAMILA: No se mamá. Ayer lo compraste. ¿Ya lo perdiste?

MADRE: No, no . Tiene que estar por acá. ¡Ay! ¡Mirá la hora que es! (Se desespera cada vez más) A ver, ¿donde lo puse? ...Concentración... ¿Donde lo puse? Yo entré por ahí, dejé la cartera, estaba Mati en el sillón… Le dije: Hola Mati, ¿cómo estás?

Camila se va cansando, se saca la mochila y se sienta a esperar.

CAMILA: (Haciendo de Matías) Bien.

MADRE: ¿Cómo te fue en el cole?

CAMILA: (Haciendo de Matías) Mal.

MADRE: No, no me dijo mal… ¡¡En la mesita de luz!! (Sale)

MADRE: (Aparece la madre corriendo con el regalo en la mano) ¡¡Acá lo tengo!!

Camila se levanta, la ve pasar hacia la puerta.

MADRE: Ah, la cartera.

Vuelve a buscar la cartera y va hacia la puerta nuevamente.

MADRE: Ah, vos!

La madre va a buscar a Camila y la ayuda a transportarse con los patines puestos.

MADRE: Te podrías haber puesto unas zapatillitas…

CAMILA: ¡Pero es en patines el cumpleaños!

Apagón

ESCENA DOS:
En el cumpleaños: Camila está sentada en un banquito sola. Entran Valentín y Facundo.

VALENTIN: Che, nena, para mi cumple, ¿me regalás la casita de la Barbie?

CAMILA: Me llamo Camila, no nena.

VALENTIN: O mejor, mejor... la colección de los Pequeños Ponys, pero que sean de color rosa, lila y amarillo.¡Así, re-de nena!

Valentín se ríe, Facundo se ríe. Camila lo mira mal. Facundo baja la mirada como con culpa.

FACUNDO: Bueno Valen, le puede pasar a cualquiera.

VALENTIN: Sí, pero lo divertido es que siempre le pasa a Camila.

Valentín se ríe, Facundo sonríe como para alivianar la situación.

VALENTIN: Che y… ¿Vos venís siempre a aburrirte a los cumpleaños?

CAMILA: No me aburro. Me gusta mirar.

VALENTIN: ¡Mirar! ¡Qué aburrido!

CAMILA: Y bueno, ¿vos no mirás la tele?

VALENTIN: Si, pero es distinto... Ahí pasan cosas divertidas.

CAMILA: Y bueno, acá también. Algunos se caen, otros se resbalan. (Desafiante) ¿O te pensás que no me reí recién cuando te caíste para atrás?

Facundo se ríe fuerte. Valentín lo mira enojado.

VALENTIN: ¡Lo hice a propósito, nena! ¡Para que se diviertan!

CAMILA: Claro, me imagino. (Facundo y Camila se ríen en complicidad)

VALENTIN: Bueno, ¿qué? Al menos yo se patinar y me divierto. ¡No como vos que te quedas ahí sentada, desesperada por que te vengan a buscar! ¡¡Y encima todavía no vinieron!!

CAMILA: ¡Y a vos tampoco, tonto! Si estás parado acá.

VALENTIN: Me están esperando afuera, nena, ¿qué te pensás?

CAMILA: (A Facundo) ¿En serio? (Facundo asiente) ¿Y a vos también?

FACUNDO: Sí, cuando mi mamá me viene a buscar, a veces se queda charlando un ratito con la de Valen. (Justificándose) Son amigas.

VALENTIN: Se olvidaron de Camila, lará lará lará! ¡Se olvidaron de Camila, lará lará lará!

CAMILA: ¡Me tenés harta nene! ¡¡Ojalá que te caigas otra vez y te rompas todo!!

FACUNDO: ¡Bueno, che, no se peleen!

VALENTIN: Y bueno, ¡ella empezó! (Lo mira, Facundo no sabe qué hacer)

CAMILA: ¿Yo? (Se muerde los labios)

FACUNDO: (Para distraerlo) Valen, te juego otra carrera.

VALENTIN: ¿Otra carrera?

FACUNDO: Sí, desde la entrada hasta el auto de mi mamá.

Valentín sale corriendo, entusiasmado.

FACUNDO: Pobre, es medio pesado, pero en el fondo es bueno.

CAMILA: Muy en el fondo…

FACUNDO: Sí, es verdad.

VALENTIN: Facu, te llama tu mamá.

FACUNDO: (Sacándose los patines) Uh, me tengo que ir. (Mira alrededor) ¿Vos te quedás?

CAMILA: Sí, andá.

FACUNDO: ¿Sí? ¿Estará llegando tu mamá…?

CAMILA: ¡Seguro!

FACUNDO: (Le sonríe tratando de darle poca importancia a Valentín) Bueno, chau. (Deja los patines al lado de Camila)

Apagón.

ESCENA TRES:
Living de la casa: Entra la madre con escoba, pala y tacho. Se pone a barrer.

MADRE: ¡Ay, Si Rosa pudiera venir todos los días, yo sería tan feliz!

Entra Matías jugando a la pelota.

MATIAS: (Como relatando el partido) Entra Matías a la cancha, la toca por la derecha…

MADRE: ¡Camila, anda a guardar los juguetes que dejaste tirados en tu cuarto!

MATIAS: ¿A quien le hablás, ma?

MADRE: Y a quién va a ser, si digo: Camila andá a guardar los juguetes. ¿A quién puedo hablarle?

MATIAS: ¿Pero no la llevaste a un cumpleaños?

MADRE: ¡Camila!

MATIAS: (La corrige burlándola y señalándose) No, Matías.

MADRE: (Cada vez más desesperada, busca un reloj a su alrededor) ¡No, Camila!

MATIAS: (Sigue burlándola) Soy Matías, mamá. Yo se como me llamo.

MADRE: (Ya casi histérica) ¿Qué hora es?

MATIAS: Las ocho menos diez.

MADRE: Ah...menos mal. Llamalo a papá a ver si está en camino y la puede pasar a buscar.

MATIAS: Llamalo vos. A mi siempre me dice que no puede, que está en la oficina muy ocupado. (Imitándolo) No puedo, Matías. Estoy en el medio de una reunión importantísima. No puedo irme ahora, hablá con tu madre.

MADRE: ¡Matías llamá a tu papá ahora mismo!

MATIAS: ¡Bueno, vas a ver, vas a ver...! (Llama) Hola pa, sí, Matías. Eh... (Mira a la madre) ¿Podés pasar a buscar a Camila por un cumpleaños? (Pone manos libres)

Se escucha la voz en off de la comunicación telefónica. “No puedo, Matías. Estoy en el medio de una reunión importantísima. No puedo irme ahora, hablá con tu madre”
Matías saca el manos libres. La mira satisfecho, la madre se resigna, le hace señas para que corte.

MATIAS: (Al teléfono) Bueno, dale le digo. Chau. (Corta)

MADRE: ¡Uf! ¡Siempre lo mismo! ¡Ay, Mati, ¿me harías el favor, vas vos?! Es acá a cinco cuadras.

MATIAS: Es... que... tengo un montón de tarea, ma. Es más ya estaba yendo a hacerla.

MADRE: ¡Como sos, eh! Ahora tenés tarea y hace dos segundos estabas paveando con la pelotita.

MATIAS: Bueno mamá, cada uno con sus tiempos.

MADRE: Cada uno con sus tiempos, cada uno con sus tiempos... ¡Andá a estudiar entonces y no te quiero ver ni cerca de la pelota cuando vuelva!

Matías sale.

MADRE: (Se pone la campera, agarra la cartera, quejándose para sí) ¡Cada uno con sus tiempos! ¡¡Cada uno con sus tiempos!! Claro… Total… ¡Una no puede tener tiempos!

Sale a la calle. Vuelve a entrar, deja la escoba y se va.

ESCENA CUATRO:
En el Cumpleaños: Camila sigue sentada, sola. Se mira los patines, mira que no venga nadie, se levanta intenta patinar y se cae. Se levanta del piso, intenta acercarse al banquito y se resbala. Se arrastra hasta el banquito y se sienta. Se los saca y los deja a un costado. Entra la madre.

MADRE: (Levanta los brazos exageradamente) ¡Camila! ¡Cami!

Camila levanta la mirada. Agarra su mochila y va hacia ella.

CAMILA: Ya te vi mamá. ¿No ves que no hay nadie más?

MADRE: Hola Cami, ¿como estuvo?

CAMILA: Llegaste tarde.
MADRE: Ay, pero son las 8 y cuarto recién…

CAMILA: Sí, pero es tarde.

MADRE: ¡No seas exagerada! Son quince minutitos nada mas…

CAMILA: Claro, total, la que espera soy yo.

MADRE: ¡Ay qué día que tenemos hoy, eh! ¡Terrible!

CAMILA: ¿Terrible? ¡Terrible sos vos que me hiciste regalarle una muñeca a Pablo!

MADRE: ¿Y qué tiene si es linda la muñequi…? ¿Cómo a Pablo? ¿No cumplía Paulita hoy?

CAMILA: No, Pablo mamá. Te lo dije mil veces.

MADRE: ¡Ay! Bueno, che, no es para tanto. El lunes le llevas un regalito y listo.

CAMILA: Claro, total soy yo la que pasa vergüenza, ¿no?

MADRE: ¿Camila que te pasa? ¿No te gustó el cumple?

CAMILA: No.

MADRE: Bueno entonces la próxima vez que no quieras venir me avisas, ¿sabés? Para mi es mucho más fácil que estar yendo y viniendo a buscarte.

CAMILA: ¡Uff! ¡¡No es eso!! Se va caminando más adelante. Salen.

ESCENA CINCO:
Entrada del Colegio: Camila está sola sentada con la mochila puesta. Se acerca Facundo.

FACUNDO: ¿Y ahora qué estás mirando?

CAMILA: ¿Eh? (Se acuerda, sonríe) ¡Ah! No, ahora estoy esperando.

FACUNDO: ¿A tu mamá?

CAMILA: Sí. Ahora me viene a buscar y vamos a comer a Mc Donald´s.

FACUNDO: ¡Qué bueno!

CAMILA: Sí... ¿Y vos? ¿También esperás a tus papás?

FACUNDO: No, yo me quedo a comer en el colegio.

CAMILA: Ah, cierto... ¿pero todos los días?

FACUNDO: Sí, como mis papás trabajan, no queda otra.

CAMILA: Yo me quedé un par de veces, pero no me gusta.

FACUNDO: ¿Por?

CAMILA: No se, me aburro.

FACUNDO: ¿Y pero más aburrido es esperar o no? Me contó mi mamá que el otro día en la reunión de padres hablaron de eso...

CAMILA: ¿De qué?

FACUNDO: ¿No te contó tu mamá?

CAMILA: No. No se si vino...

FACUNDO: Ah. Bueno, hablaban de eso. Que convenía mucho más que nos quedemos a comer en el colegio, antes que estemos esperando media hora en la puerta como... (Facundo se frena. Camila se estremece. Facundo, para disimular, se hace el que no se acuerda.) Eh, como…

CAMILA: ¿Como quién Facu? ¿Cómo yo?

FACUNDO: Eh, no…Como una de las chicas… No me acuerdo bien… Pero bueno… Si vas a Mc Donald´s pedite la cajita feliz que trae el último de… (lo interrumpe)

CAMILA: (Al borde del llanto) Dale, Facu, decime, ¿Hablaron de mi?

FACUNDO: Y... sí. Te nombraron...

Camila sale corriendo.

FACUNDO: ¡Para... Cami...! Ay...

ESCENA SEIS:
Living de la casa: Entran la madre y Camila. Esta última está enojada, tira la mochila al piso.

MADRE: Todavía no entiendo porque no quisiste ir a Mc Donald´s.

CAMILA: ¡¡Porque llegaste media hora más tarde!!

MADRE: Y bueno, ¿cual era el problema? ¡Si ahí te atienden rápido! Ibamos, comíamos y a la tarde volvías al cole.

CAMILA: ¡Es que no quiero ir a ningún Mc Donald´s y a la tarde no voy a ir a ningún cole!

MADRE: ¿Eh?

CAMILA: Es más, ¡al colegio no voy a ir más!

MADRE: ¿Cómo? ¡De ninguna manera! Esta tarde al colegio vas, porque es mi día libre y quedé con Martita que iba a la casa a tomar unos mates. (Sale)

Camila queda sentada en el sillón, cabizbaja. Mira hacia el costado y sobre el mismo encuentra una carpeta con papeles. La agarra y empieza a leerla. Se le ocurre una idea. Va a buscar la casita de juguete y la coloca en el medio del living, lleva una caja con varias cosas, ella finalmente, se mete adentro y la cierra con candado.

ESCENA SIETE:
Living de la casa: Se ve la casita de juguete en el medio. Es la mañana siguiente antes de ir al trabajo. Entra el padre desde el dormitorio con el portafolio, revisa unos papeles. Entra la madre con la cartera, terminando de arreglarse. La madre se queda mirando la casita, el padre acomoda los papeles en el portafolio, lo cierra. Cuando va a salir, se choca con la casita.

PADRE: ¡Ay! ¡Juguetes por todos lados! (Saluda a la madre y se va)

MADRE: (Pregunta hacia las habitaciones) Camila, ¿qué hace tu casita en el medio del living?

CAMILA: (Desde la casita) ¡Estoy en huelga!

MADRE: (Mira la casita) ¿Cómo? (Intenta abrir y no puede)

CAMILA: Ni lo intentes. Están reforzadas todas las cerraduras. Esto es una huelga.

MADRE: ¿Huelga…? ¿En huelga de qué?

CAMILA: De protesta.

MADRE: ¿Cómo...? ¿En protesta de qué? ¡Camila salí de ahí!

CAMILA: No.

MADRE: ¿Cómo que no? Salí.

CAMILA: No, no. Aquí estoy bien.

MADRE: Camila salí que se va a hacer tarde. (Intenta meter la mano por la ventanita y Camila la pincha con un tenedor) ¡¡Ay!! ¿Qué tenés ahí adentro?

CAMILA: ¡Tengo un tenedor!

MADRE: Pero nena, ¿te volviste loca?

CAMILA: Algo así.

MADRE: ¡Camila salí de ahí que tenés que ir al colegio!

CAMILA: Al colegio no voy a ir y tampoco tengo pensado salir.

MADRE: ¡Ah! Ya entendí. ¿Querés faltar? ¿No tendrás prueba hoy no?

CAMILA: No.

Entra Matías con el uniforme, ve a la madre agachada en el piso al lado de la casita.

MADRE: (Hablándole a la casita) mmmm A ver, a ver… Rosa debe estar llegando. Bueno, ahora la llamo para avisarle que te quedás con ella.

MATIAS: ¿Te sentís bien, ma?

MADRE: (A Matías) ¿Eh? (A la casita) Ah y acordate de hacerte las nebulizaciones, eh.

MATIAS: En serio, ma, me estás preocupando...

MADRE: ¿Por?

MATIAS: Y… Le estás hablando a una casita de juguete... Mirá que te vi hacer cosas raras, pero ésta...

CAMILA: Me habla a mí, nene.

MATIAS: ¡Qué lo parió! La casita habla.

La madre agarra el teléfono y trata de llamar a Rosa.

CAMILA: ¡Soy yo, tonto!

MATIAS: ¿Camila?

CAMILA: Sí.

MATIAS: ¿Dormiste ahí?

CAMILA: Sí.

La madre no puede comunicarse. Vuelve a intentar.

MATIAS: ¿Toda la noche?

CAMILA: Casi.

MATIAS: ¡Qué incómodo!

La madre empieza a preparar la cartera, saca el celular, pañuelos, billetera, controla que esté todo y los vuelve a guardar.

MATIAS: (Por Camila) ¿Viene?

MADRE: No. Se queda.

MATIAS: Bueno, chau ma. Chau “Camila en la casita”

CAMILA: Chau nene. Bueno, al menos ahora me saluda…

Matías sale.

MADRE: Bueno, voy a ver si me comunico con Rosa desde la oficina…

Sale con el teléfono de la casa. Vuelve a entrar, deja el teléfono y se va. Apagón


Si desea el texto completo puede enviar un mail a: itaferrari@hotmail.com






- * -

No hay comentarios:

Publicar un comentario